dimarts, de novembre 09, 2010

Maratón de Nueva York 2010

(Versión en castellano del post original en catalán)

Este año he cumplido 40 años. Y para celebrarlo decidí hacerme un regalo: ¡ir al maratón de Nueva York! Para cualquiera que corre de vez en cuando, este maratón es una carrera mítica. ¿O sea que qué mejor regalo que éste?

Cómo inscribirse en el maratón

Lo primero que hay que hacer es inscribirse y lo primero que hay que hacer para inscribirse es probar con la famosa lotería. Te apuntas y si te toca pues pagas la inscripción y tú te organizas, compras el billete de avión, reservas el alojamiento, etc.

Si no tienes suerte con la lotería siempre está la opción de ir a una agencia de viajes autorizada y compras el paquete de billete de avión, hotel y dorsal. Precio aproximado: 2.000 euros/persona (4-5 noches de hotel). Inconveniente: que los hoteles con que trabajan son caros (el Hotel Plaza, etc.). Nosotros (mi mujer, Itzel, y yo) negociamos, sin embargo, para que nos vendiesen solo el billete de avión de los 2 y mi dorsal. 1.780 euros en total. El dorsal solo vale unos 290-330 euros, según la agencia, pero no lo venden suelto, a no ser que te toque la lotería, claro.

También está la opción de conseguir la inscripción si tienes una buena marca. Lo explica aquí.

Los días previos al maratón

Los días previos al maratón hay que ir a buscar el dorsal y los obsequios que dan. Suelen organizar también diversas actividades, carreras cortas para corredores y acompañantes, etc.


El día previo a la carrera me porté bastante bien. Solo salí hacia el mediodía a tomar un café con unos amigos. El resto del día estuve descansando.

El día del maratón

El día del maratón hay que madrugar bastante. Yo me levanté a las 4h de la mañana porque estábamos alojados en Brooklyn, en casa de una tía de Itzel, que vive allí. Ducha, desayuno y hacia el metro. Salí de casa a las 4.45h (cuidado con la hora, porque había que retrasar una hora el reloj). Entre las 5h y las 6.30h hay que estar en la New York Public Library (Biblioteca Pública de Nueva York), en la calle 42 con la 6ª Avenida porque de allí salen los buses que transportan a los corredores (¡a los 43.000 corredores que había este año!) hasta Staten Island, donde es la salida de la carrera. Tardamos una media horita en llegar. Organización perfecta. Todo funciona como un reloj.

Dan desayuno (café, bagels, etc.) y pasas el frío como puedes hasta la hora (las 8.10h) en que puedes dejar una bolsa con ropa y cosas que quieres que te lleven hasta la meta.

Pero todavía queda una hora y media hasta la salida. Por suerte ya va saliendo el solecito (con lluvia no quiero ni pensar como puede ser el panorama...). De 8.20h a 8.50h mi grupo ya puede entrar en el "corral" correspondiente.

Cuando se acercan las 9.40h, hora de la salida, nos llevan hacia el Puente de Verrazano. La gente va deshaciéndose (tirando) de ropa de abrigo que no quiere y que se recoge para ONGs. Cada vez la cosa se pone más emocionante. Cuando llega la hora de la verdad, con toda la gente de pie, dando indicaciones por los altavoces, con helicópteros volando por encima de la gente, con una avioneta que dice "Breath Deeply and Appreciate the Moment" (Respira profundamente y aprecia el momento) uno no puede más que emocionarse. Sobretodo cuando, después del himno de los EEUU, suena la canción "New York, New York", cantada por Frank Sinatra. El momento es muy emocionante. A uno se le vienen las lágrimas a los ojos. Sobretodo cuando ves a aquel corredor o corredora con una camiseta dedicada a la memoria de su padre, que murió hace poco, o alguna cosa por el estilo.

Dió la salida uno de los 33 mineros chilenos que estuvieron encerrados durante 69 días en una mina. El minero, Edison Peña, a quien invitaron como público, dijo que prefería correrla. Así que después de dar la salida, se incorpora a la carrera.

La carrera empieza en el famoso Puente de Verrazano (Verrazano Bridge). El puente sube bastante en el primer tramo y el viento es bastante frío. Yo, durante toda la carrera, corro con un pantalón corto, con una camiseta de manga corta pero con un forro polar encima y con un gorro. El día es de sol pero el aire está helado.

La gente anima durante toda la carrera. El ambiente es impresionante. Unos que dicen "Go, X, go". Otros que recuerdan "Chuck Norris never ran a marathon" (Chuck Norris nunca corrió un maratón). Grupos de música. Cantantes solitarios. Uno que toca la guitarra. La organización, ya digo, es perfecta. En cada milla dan bebida isotónica (Gatorade) y agua y en algún momento dan plátanos, naranjas, Power Gel, etc.

Las dos terceras primeras partes de la carrera voy muy bien. A ritmo de 4h. Durante un rato voy al lado del minero chileno, a quién todo el mundo anima muy especialmente. Cuando llego sobre la milla 18 (el maratón son 26,2 millas, 42,195 km, es decir que la milla 18 es el km 29) ya voy bastante tocado. Aquí es donde me están animando Itzel y su prima neoyorquina Pati, que me hacen esta foto.


Es a partir de aquí que ya casi hago toda la carrera caminando. Los puentes se notan bastante (algunos suben más que otros). Tenía una especie de pulsera en las muñecas con los tiempos de paso para 4h y 4h y media. Llega un punto en que ya pierdo el ritmo. Ahora porque me duelen bastante las piernas, ahora porque no puedo respirar, etc. El hecho de haberme lesionado (rampas bastante fuertes en el gemelo de la pierna derecha que impiden que corra más de 5-10 km) a un mes y medio de la carrera yo creo que se nota bastante. He perdido prácticamente un mes sin entrenar. Hasta hace pocos días antes del maratón pensaba empezarlo pero estaba seguro de que no podría acabarlo. Al final, arrastrándome como he podido he llegado hasta el final. Las últimas millas se me han hecho larguísimas. Ni toda la gente que estaba animando podía hacer que corriese.

Al final he hecho 4h y 52 minutos, el maratón más lento de los 4 maratones que he hecho.

Pero la experiencia ha sido única. Cuando lo pasas tan mal piensas "nunca más volveré a correr un maratón". Por suerte la memoria lo borra todo y al final te acabas animando a correr otro. Estoy seguro de que éste no será el último maratón de Nueva York que corra. ¡Seguro! ;-)


Epílogo

Corrieron unos 43.000 corredores de 100 nacionalidades diferentes. Había poco más de 900 españoles, no sé cuántos catalanes. Sí que sé que había bastantes: el periodista de TV3 Arcadi Alibés, entre ellos, con más de 100 maratones en sus piernas (!).

La carrera la ganó el etíope Gebre Gebremariam en hombres y la keniata Edna Kiplagat en mujeres. Para mi sorpresa, y supongo que para la de mucha gente, el también etíope Haile Gebrselassie no la ganó, tampoco la completó por dolor en una pierna y, además..., dijo que se retiraba. La mala noticia del día. Una leyenda del atletismo mundial, la única persona que ha bajado de 2h y 4 minutos en el maratón (2h 3 minutos y 59 segundos) se retira... ¡Siempre será el mejor!

¿Quién de vosotros se anima a correr el maratón de Nueva York 2011? ¡Ánimos! --> ¡Aquí os podeis apuntar a la lotería! ;-)

PD
¡Muchas gracias a todos los familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc. que por Facebook, Twitter, teléfono o de viva voz me han animado!

4 comentaris:

Oriol ha dit...

Montes felicitats Rafa! Aixo es tota una aventura. Una abraçada

Pepper ha dit...

Rafa.. Felicidades! De veras ten orgullo de lo que hiciste, este maraton es muy especial, y fabuloso que terminaste con buen tiempo. Fue muy emocionante estar con Itzel ;) para animarte en un momento critico. Abrazos, y se que volveras!

Rafa ha dit...

Moltes gràcies, Oriol, i bon viatge! Records als companys!

Pati! Qué sorpresa! Muchas gracias por todo y hasta muy pronto otra vez, allí o aquí. Besos!!!

Camila ha dit...

Me encantaría poder correr esa maratón. Hace rato que me vengo entrenando para competir y solo me faltaría poder conseguir los pasajes y el alojamiento en nueva york. Ojala que la termine